Como animar a los niños a que les guste leer

0 114

Como animar a los niños a que les guste leerQuiero, en este artículo, aportar mi experiencia como maestro para motivar a que los alumnos de cualquier grado les gusten leer.

Maestros y padres sabemos que los beneficios de la lectura son incalculables y que han dejado huella en nuestras vidas. Somos conscientes que la lectura nos ha aportado conocimientos, ha desarrollado nuestro sentido crítico, nos ha abierto la imaginación, nos ha hecho activar nuestras neuronas, ha mejorado nuestra cultura y ha cincelado, en muchos casos, nuestra personalidad

Por la lectura hemos aprendido sobre el mundo, las personas, ciudades, tradiciones y mil aspectos de la psicología humana.

Por ella hemos ampliado nuestro vocabulario, expresiones, giros, el uso correcto del lenguaje, relacionar conceptos, ampliar nuestras habilidades cognitivas, mejora nuestra ortografía e incluso reduce nuestro nivel de estrés.

Como vemos, todo son ventajas, pero si esto es verdad nos preguntábamos un equipo de maestros ¿por qué a muchos alumnos no les gusta leer?

Hay alumnos devoradores de libros, mientras que para otros el acto de leer supone un autentico sacrificio. ¿Qué hacer para motivarles?

No valen nuestras recomendaciones de “tienes que leer más para mejorar tus estudios” o “si lees mejorará tu forma de expresión, o tendrás menos faltas de ortografía” y otros muchos argumentos que cada uno puede aportar.

Y es que muchos niños no vinculan la lectura con el ocio y prefieren la play y otras actividades lúdicas.

Es entonces cuando, como maestros, hemos de preguntarnos: ¿Qué errores cometemos para que a los alumnos no les guste leer o incluso para que a algunos les cause verdadera aversión?

Para ello nos propusimos analizar las causas y motivar a esos alumnos para que les gustara leer.

Primero nos preguntamos ¿Es ese libro el adecuado para él? ¿Se adecua a sus necesidades y capacidad? ¿Conoce algo de lo que contiene? Estas son preguntas clave para orientar a los alumnos hacia libros que les guste y se despierte en ellos la curiosidad.

En las clases los maestros estamos acostumbrados a que los alumnos lean en voz alta. Pero nos hemos preguntado si están preparados.

Realmente leer en voz alta es muy bueno porque podremos corregirles la dicción, la entonación y coherencia ende la lectura.

Considero que es mejor que el niño lea en voz alta cuando sea un lector consolidado y además disfrute leyendo a sus compañeros. De esa manera los alumnos podrán apreciar que leer bien es importante para ellos al comprobar que sus compañeros están atentos a sus palabras.

En distintas reuniones convinimos que el libro elegido debería tener su utilidad. Nos preguntamos ¿Creemos que el libro sirve para hacer ver a los alumnos que la lectura es una experiencia maravillosa que vale la pena?

Cuantas veces los maestros hemos encargado a los alumnos leer un determinado libro y les hemos pedido un resumen o algún otro trabajo, en definitiva la lectura la hemos vinculado a la asignatura de lengua.

Hay que tener en cuenta que el verbo leer, como el amar o el soñar, «no soporta el imperativo». Leer es un derecho, no un deber. Es inútil obligar a leer y además resulta contraproducente porque no se transmite una afición por la fuerza. Si obligáramos a los alumnos a usar la play u otro artilugio a la fuerza probablemente habría rechazo.

Así es difícil que el alumno sienta placer en leer. Entonces ¿qué hacer?

Estrategias para los padres para motivar la lectura

Desde mi experiencia propongo unas estrategias para motivar la lectura.

  1. Motivar a los padres a que lean delante de sus hijos. No es mucho esfuerzo para ellos y es un ejemplo para sus hijos; de padres lectores hijos lectores. Eso lo comprobamos los maestros en las aulas. ¿Cómo va un padre a convencer y entusiasmar a un hijo a que lea si él no dedica ni un minuto a la lectura? ¿Cómo convencerá al hijo diciéndole que la lectura es para disfrutarla y que es un bien estupendo si él pasa olímpicamente de ese bien?

Algún padre aducirá que no tiene tiempo, todos sabemos que son falsas excusas, se tiene tiempo para lo que se quiere.

Los padres también pueden motivar a sus hijos hacia la lectura comentando algo que ellos han leído. Si los hijos son pequeños, los padres lo motivarán si el cuento lo han leído antes ellos y lo comentan con entusiasmo. Igualmente se motiva a los pequeños si le leemos el cuento y lo comentamos con ellos, sobre todo si a los pequeños les cuesta leer. Las palabras de los padres es de dónde sacan todo su sentido. Los padres pueden alentar y estimular, pero el lector es quien elige.

  1. No estar examinando constantemente a los hijos o alumnos de lo que han leído, es mejor conversar sobre el libro, es gratificante y les hace ser protagonistas.
  2. No contraponerlo a otra diversión: “mientras no lo acabes no hay tele”. De esa manera la tele se convierte en diversión y premio mientras que la lectura en trabajo y esfuerzo. El esfuerzo necesita ser valorado por sí mismo y no por sus resultados.

Estrategias para los maestros para motivar la lectura

  1. Entre muchas acciones motivadoras hacia la lectura está: «La caja de los libros secretos».

Es una técnica de presentación de un libro que queremos que los alumnos lean y estén motivados para leerlo. Tomamos una caja de cartón y la adornamos llamativamente. Colocamos el libro elegido según edades. A la caja le hemos hecho una rendija para mirar. Se coloca en lugar visible y se les dice a los alumnos que vean por la rendija y digan lo que han visto. Se va apuntando en la pizarra las características que van diciendo los alumnos, color, tamaño, muchas o pocas hojas, título y todo aquello que sirva para motivarlos. Cuando han terminado se saca el libro y se va comparando con las características escritas en la pizarra. Al final se les pregunta a los alumnos: ¿Quién tiene la curiosidad de saber de qué se trata el libro? Hacer la prueba y veréis resultados.

  1. Otra técnica sería partir de las imágenes del cuento. Mostrar las imágenes y que los alumnos comiencen a contar lo que a ellos le sugiere esas imágenes. El maestro aprovecha para ayudarles a entender como una narración tiene una estructura determinada que es un elemento esencial para apreciar el valor del texto. Estimulamos y despertamos la creación de historias a través de la expresión oral.
  2. Otra estrategia que los maestros debemos hacer es crear un espacio para la biblioteca ya sea de clase o en colegio. Cuando se crea ese espacio y se cuida estamos motivando a los chicos en su amor por los libros. La biblioteca debe ocupar un lugar preferente y cumplir con su misión fundamental.

Para educar en la lectura debe haber una concienciación por parte de toda la comunidad educativa: maestros, padres y alumnos. Integrar la lectura en la vida académica y preparar estrategias para motivar la lectura. Y para preparar esas estrategias hemos de preguntarnos ¿Qué sabemos sobre el tema? ¿Qué más queremos saber sobre el tema?

El maestro motiva pidiendo a los alumnos que digan lo que piensan, sienten o saben del tema.

Hay muchas técnicas de motivación que los maestros conocen, lo único que se necesita es que se pongan en práctica.

José Molero Fernández

 

Campaña crowdfunding para publicar dos libros infantiles medievales

Hemos lanzado una campaña de crowdfunding para la edición de dos libros de cuentos medievales que ha escrito José Molero y que lo ha utilizado en sus clases para motivar a sus alumnos. Esta campaña se encuentra dentro las actividades de promoción de la lectura.

Puedes saber más de nuestra campaña de crowdfunding entrando en el siguiente enlace:

 

 

Campaña para motivar a nuestros niños a la lectura

Desde el IDC te animamos a promover la lectura en nuestros niños y a participar en nuestra campaña de apoyo a la lectura.E-book consejos practicos para motivar a nuestros niños a la lectura

Te invitamos a suscribirte a nuestra lista y recibir como regalo de bienvenida el e-book “Consejos prácticos para motivar a nuestros niños a la lectura” que incluye este artículo y otros más que han escrito José Molero y María Ángeles Peñalver.

La suscripción puedes hacerla desde aquí:

Motivar a la lectura a nuestros niños, e-Book gratuito de consejos prácticos

Al suscribirte recibirás información de las actividades relacionadas con la campaña de promoción de la lectura que hemos iniciado en el IDC, así como información de otras acciones formativas de nuestra institución.

Que tengas un buen día.

El Equipo IDC

Gabriela Pinto

View all contributions by Gabriela Pinto

idcmurcia-logo-grises

“Tu tiempo es limitado, así que no lo malgastes viviendo la vida de otro. No quedes atrapado en el dogma, que es vivir como otros piensan que deberías vivir. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás silencien tu propia voz interior. Y lo más importante, ten el coraje de seguir tu corazón y tu intuición. Estos, de algún modo, ya saben en qué quieres convertirte realmente. Todo lo demás es secundario”.

Steve Jobs

Instituto de Desarrollo Comunitario de Murcia
IDC Murcia
Calle Miguel Hernández, 8
30011 Murcia, España

C.I.F.:G-3048585
Registro Mercantil de Sevilla, tomo 3321, folio 200, hoja SE 45481
IDC Murcia, Agencia de Colocación, Nº. Aut: 9900000327
Tlf: 968 35 12 90